lunes, 6 de febrero de 2012

Tu capricho


 Sentada frente a su altar, 
 aturdida por el fuerte olor
 a resina quemada…

pedí perdón a Dios,
por sentirme enamorada.

Los dos en silencio
                  cara a cara,
…mientras el incienso ardía
y la luz de las velas
en su ir y venir me acompañaba.

Alcé la vista,
miré sus ojos con aire insolente:
este afecto es tu capricho,
 en la persona equivocada.

No hubo palabras ni reproches,
un indulto manifiesto
que inundó de pronto el templo
con la bondad de su mirada.
               
Tú eres mi árbol prohibido...
                      
Ante Dios me confesé,
por lo mucho que te amaba.

                       Rosa

3 comentarios:

  1. Muy bonito, contiene un gran sentimiento.

    ResponderEliminar
  2. Nunca, nunca más. Yo vivía hace mucho, mucho tiempo, dentro de mi coraza, puestas las caretas. Acariciando con mis alas, siendo solo un soplo de viento en quienes me daban su afecto, sin reparar en los malvados. No interesaban. Un día quise posarme en un corazón, no sabía como parar mis alas...Me las cortaron, y aún gotean sangre. Nunca, nunca más volveré a querer posarme en ningún alma. Seguiré aleteando, como pueda, como sepa y me dejen, y...siempre huyendo. No volveré a quitarme la armadura, no volveré a quitarme todas y cada una de mis caretas, no volveré a volar con soltura, no volveré a sentir la amargura desgarradora. Amargura déjame aceptar tu desagradable sabor, pero apaciblemente, en mi soledad, donde nadie tiene cabida. Duele tanto vivir!!!. Nunca, nunca más dejaré mi alma desnuda, sólo, puede ser, ante quienes me aprecian y sólo un soplo. Quiero ser aire, mis alas siempre estuvieron rotas. Quiero huir, pero no hay escape posible para una mariposa con las alas rotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te siento tan cerca que puedo respirarte, te adivino tras de mí, sombra de mi sombra andando sobre mojado; mis huellas son tus pasos, mis estelas tatuajes de tu corazón descalzo. Puedo respirarte, oigo tu batir de alas mirando al cielo, intuyo tus versos ocultos bajo encajes de dolor, requiebros no paridos, cortejos incorpóreos, crisálidas que se duelen recordando el ayer, mariposas de seda en corazón de mudanza, capullos hendidos con jarabe de hiel.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Herbalife. Información para clientes o emprendedores. Juan Carlos: juancarlos_car@live.com