martes, 11 de febrero de 2014

Y tú...¿Valoras lo que tienes?

Si es que no sabemos valorar lo que tenemos...

lunes, 3 de febrero de 2014

"Silas Marner" de George Eliot

Cuando leí este libro, reflexioné sobre las diferentes formas que puede adoptar la mente y el pensamiento.

Rara vez observamos el principio de algo que crece en nosotros: La savia ha circulado ya muchas veces antes de que observemos la más mínima señal del capullo y creo que esto se puede aplicar tanto a sentimientos positivos como negativos. Puede ocurrir con el amor pero también con el odio, el rencor, el resentimiento. Las cosas surgen en nuestro interior y después crecen y maduran asentadas en algún rincón del alma.

 Las cosas que nos suceden suelen tener un motivo aunque sea desconocido para nosotros en este instante y debemos dar la espalda a la frustración que nos supone la injusticia ocasionada por esas razones desconocidas. Quizás haya algo más adelante que los justifique, quizás necesitemos a alguien, o alguien nos necesite en otro sitio.

Podríamos reflexionar con toda seguridad sobre el aislamiento de las personas y la falta de relaciones sociales, la fe y la frustración que conlleva el perderla bruscamente, las consecuencias de la falta de cariño, la soledad, los cimientos de la conciencia humana, el amor…

 Has leído Silas Marner? y a ti... qué te parece?



Walden, la vida en los bosques. Reflexión personal

Hola amig@, no te puedes imaginar lo que disfruté con las páginas de este libro. Me gustaría releer algunas páginas y recrearme en algunas descripciones sobre la laguna, las heladas del invierno y el deshielo a comienzos de abril. Me encantó cuando explicaba que el hielo se desperezaba cuando recibía los primeros rayos de sol y bostezaba haciendo un ruido impresionante durante las tres o cuatro primeras horas del día, cómo se tomaba un descanso a la hora de la siesta y comenzaba a rugir de nuevo a la noche con la retirada del sol.

Hace unos días, hablando con alguien le decía que uno se busca a sí mismo cuando hace cosas como las que hizo Thoreau, aislarse durante dos años en un bosque, y no andaba muy equivocada, Thoreau aconseja explorar nuestros propios mares, nuestras aptitudes, nos manda ser colonos de los continentes y los nuevos mundos de nuestro interior, quiere que abramos nuevas vías, no para el comercio, sino para las ideas. Metafóricamente decía que cuando se nos ocurriera cruzar al otro lado de la tierra para contar el número de gatos que había allí que lo hiciéramos, sólo quizás así encontraríamos un agujero de Symmes por el cual podríamos finalmente acceder a nuestro interior.

Nos explicaba que si hemos levantado castillos en el aire era hora de ponerles los cimientos para mantenerlos. Si uno avanza confiado en la elección de sus sueños y se esfuerza por vivir la vida que ha imaginado, tropezará con el éxito menos esperado en su vida corriente. Dejará atrás un gran número de cosas y atravesará fronteras invisibles. Hay que simplificar la vida para que las leyes del universo se nos muestren más evidentes y menos complejas.

 Me gustó mucho la frase de si un hombre no guarda el paso con sus compañeros quizás sea que oye un tambor distinto. Sigamos nuestros pasos oyendo nuestras propias voces y permitámonos un tiempo adecuado para escucharlas.


Un abrazo para el libro y una mirada detenida en el tiempo para ti. Tú que estás leyendo esto. Estoy pensando que es más interesante que el abrazo sea también para ti, el libro ya se ha llevado muchos.

                                             Rosa

domingo, 2 de febrero de 2014

Walden, la vida en los bosques. Henry D. Thoreau

Buenos días a todos, son frescas las mañanas, con olor a tierra mojada, como me gustan a mí. Y recuerdo un libro que leí hace años que me lo prestó un  gran amigo. "Walden, la vida en los bosques" de Henry David Thoreau.


Cuando oigo decir que los vientos suspirarían con voz humana y que el bosque abandonaría su follaje para vestirse de luto en pleno verano si algún hombre sufriera por una causa justa... 
cuando me recuerdan que somos hojas y mantillo, cuando me cuentan que la Naturaleza es una dama entrada en años, invisible para la mayoría de las personas, en cuyo oloroso jardín de hierbas podemos pasear al tiempo que escuchamos sus fábulas…

Cuando oigo todo esto, es cuando un libro me enamora, es cuando oyes en tus adentros “Serrana, ya estás perdía”.

Cuando alguien te hace reflexionar sobre lo numerosas que son las cosas que no podríamos decir si hubiera que vocearlas, cuando a veces nos empeñamos en conservar el aire fresco de la mañana, prístino manantial del alba, en una botella… no está mal que alguien nos informe de que no se mantendrá incólume hasta el medio día, ni siquiera en el más fresco de los sótanos, sino que expulsará los tapones mucho antes para seguir hacia el Oeste los pasos de Aurora.

Es un maravilloso libro, no apto para todos los públicos, solamente para aquellos que estén preparados para compartir las palabras de Thoreau:


"ME FUI AL BOSQUE PORQUE QUERÍA VIVIR DELIBERADAMENTE, ENFRENTÁNDOME ÚNICAMENTE A LOS HECHOS ESENCIALES DE LA VIDA, PARA VER SI PODÍA APRENDER ALGO DE ELLO Y DE ESTA FORMA NO LLEGAR A DESCUBRIR A LA HORA DE MORIR QUE NUNCA HABÍA VIVIDO."   THOREAU


Los transcendalistas  defendían la vuelta a la naturaleza y al estado salvaje como una manera de comunión con Dios. Thoreau lo llevó a sus últimas consecuencias, retirándose a vivir durante dos años a una cabaña de una sola habitación con una cama, tres sillas, una mesa redonda, un escritorio y utensilios para cocinar. Nada más.


 

Mira estas fotos







Mi calificación: 
 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Herbalife. Información para clientes o emprendedores. Juan Carlos: juancarlos_car@live.com