lunes, 9 de enero de 2012

¿Qué es la ansiedad?


Ya os he contado anteriormente mi experiencia con la ansiedad y a partir de ahora vamos a analizarla un poco más detenidamente con palabras sencillas para que todos podamos entenderla. 

La ansiedad es un mecanismo que tiene el cuerpo para ponernos alerta ante el peligro y provocar en nosotros una repuesta de evitación o huida. Es una herramienta de supervivencia y como consecuencia es bueno tener ansiedad. De hecho sería peligroso vivir sin ella. Sin embargo el problema aparece cuando el cuerpo se activa sin que exista realmente un peligro real para el individuo.

Pongamos ejemplos prácticos para entender cómo nos ayuda la ansiedad en nuestra vida.

En la época Prehistórica, el hombre se enfrentaba en muchas ocasiones al peligro cuando aparecían de repente grandes animales que querían atacarle y es entonces cuando de forma automática se activa fisiológicamente el cuerpo para hacer frente a ese imprevisto. Nos hace sentir miedo para prevenir males mayores. 

La persona en ese momento dilata las pupilas para tener un campo de visión más amplio,  empieza a hiperventilar para hacer un aporte extra de oxígeno a la sangre, se produce una taquicardia que bombea mayor cantidad de ésta a las extremidades aumentando los latidos del corazón  y de esta forma la persona puede huir con rapidez  o atacar al animal que le acecha. 

Actualmente nos hace pararnos súbitamente cuando alguien nos grita ¡Cuidado…! salir corriendo cuando vemos venir un coche a toda velocidad,  apartarnos cuando alguien nos va a dar un puñetazo, o enfrentarnos a la persona que nos agrede.
Pero ¿qué pasa cuando este mecanismo se pone en marcha sin que existan leones que nos acechan, ni coches que quieren atropellarnos, ni atracadores? Es entonces cuando estos síntomas que aparecen súbitamente empiezan a convertirse en un problema para nosotros.
                                                           
                                                                                                               Rosa

Continuará...

Para las personas interesadas en este tema podéis seguir el desarrollo del mismo en la página La ansiedad.

5 comentarios:

  1. Bueno, todo lo leído es correcto, aunque en general la Psicología viene aplicando estas explicaciines más bien a lo que entendemos por estrés, que sería distinto del trastorno de ansiedad aunque a menudo tengan síntomas muy similares o idénticos. Creo que sería bueno distinguirlos, como hace la Psicología, ya que muchas veces se pueden sufrir (choca esos cinco, amiga) verdaderos ataques de ansiedad sin que nada externo nos estrese, es decir, sin que nada nos lleve a ese estado de secreción de adrenalina urgente que heredamos de nuestros antepasados. Es más, yo muchas veces he sentido que lo que más me provocaba trastorno de ansiedad era precisamente la absoluta ausencia de estrés en mi vida, la falta de metas o proyectos en los que volcarme, la falta de retos a los que hacer frente... en definitiva, la ausencia de lucha por algo que te apasione, mientras que el estrés consiste en estar compulsivamente en estado de lucha incluso aunque no haya amenaza ni pelea alguna. La verdad es que es un tema que da para debatir y compartir mil y un detalles de la vida, y te agradezco de corazón el coraje de haberlo planteado, Por ejemplo, sin ir más lejos, ¿necesitamos de verdad los ansiolíticos, o simplemente vivimos en un mundo al que les resulta rentable a determinadas industrias que aprendamos a depender de ellos? Y así mil cuestiones. Un beso muy grande, Rosa. Como siempre, te lo mereces.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el tema, aunque en estos días si una persona está deprimida por cualquier cosa, o se altera por cualquier cosa ya se le dice eso es por estrés, tienes una depresión, porque otra cosa no sabremos hacer pero diagnosticar sabe todo el mundo. Y está el tema de los ansiolíticos, que es otra forma que tienen algunos "psicólogos" de atajar el tema, cuando creo que deben de dar con el motivo del problema antes de mandar nada. Pero bueno ya digo no soy quién para decir nada pero a veces creo que se pasan, pues toda depresión, ansiedad, estrés tienen que tener un origen, hay que averiguar el origen. Bueno creo que me estoy pasando y sí creo que es un tema larga de hablar.

    ResponderEliminar
  3. Rafa, estoy de acuerdo contigo. Ya veremos que la diferencia entre estrés y ansiedad es muy difícil de establecer para muchos psicólogos aunque existen casos muy claros de una cosa y de otra. La ansiedad como tal es un mecanismo de defensa el por qué ataca a las personas una tipo de ansiedad o de otra es un tema muy amplio que entre todos podemos formar según nuestras experiencias. A ver si entre todos podemos ir avanzando...en las causas y en las consecuencias y cómo no en las soluciones.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con Marilu:"creo que debe de dar con el motivo del problema...". Yo pienso que hay ansiedades y depresiones que nos pueden venir desde la infancia, por factores que ignoro, que pueden ser internos(algún tipo de sensibilidad especial, puede que enfermiza), potenciados por las experiencias de situaciones y personas que se han cruzado en nuestra vida, y, la han marcado para siempre. No creo que los ansiolíticos curen, se trata de problemas profundamente enraizados en nosotros y que , posiblemente, no tengan solución. Sólo queda procurar evitar situaciones que hagan aflorar estos problemas, y, cuando, desgraciadamente, se tenga un brote, simplemente porque te lo ocasiona la vida, vivir y convivir, hacer uso de la medicación. No creo que tenga cura, aunque se descubriera el origen del problema. Puede que esté enraizado en lo más profundo del ser, desde un principio. El mal ya te lo han hecho. No pretendo ser catastrofista. No estoy elucubrando. Hablo de mi experiencia personal. Espero ser de ayuda a alguien que se encuentre en mi misma situación: no está solo. Yo si que me veo sola. Nadie ni nada pueden solucionar el problema, pero, podemos hacernos compañía y será más llevadero.

    ResponderEliminar
  5. Claro que sí. La ansiedad siempre tiene una razón de ser aunque nos sea desconocida

    a veces encriptada en nuestro pasado, otras más evidente, o razones ilógicas. Lo

    importante es encontrar la causa y modificar lo que nos hace daño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Herbalife. Información para clientes o emprendedores. Juan Carlos: juancarlos_car@live.com